Mi diario de viaje a Bretaña, Normandía y París

En mayo de organizamos un concurso para ganar un viaja a Bretaña en nuestro Facebook Turismo de Francia en España. Gracias a nuestros colaboradores: Air France, Turismo de Bretaña y Pierre et Vacances, Sergio, ha hecho un precioso itinerario de 7 días en  Bretaña junto a su familia.Comienza el viaje:

 Lo primero de todo es dar las gracias a Turismo de Francia en España por haber hecho que este viaje sea posible, y en especial agradecer a Emilie Augé, por recibirnos en la Oficina de Turismo de Francia, Calle Serrano en Madrid y aportarnos información, y por ir resolviendo todas las dudas que surgían.


Cuando participé en el concurso de "Gana un viaje a Bretaña" en la página Facebook Turismo de Francia en España, ni por asomo pensé que unos meses después iba a estar haciendo ese viaje con mi familia. Ya que iba a volar hasta París, ir en coche hasta la Bretaña y volver a París, decidimos quedarnos luego unos días en París para visitar la ciudad. Quedando nuestro viaje de tal forma que visitaríamos Bretaña (concretamente Alta Bretaña), las playas del desembarco de Normandía y finalmente París. Bien, vayamos pues a describir como fue nuestro viaje día a día:

DÍA 1. MADRID - PARÍS- SAINT-MALO

El vuelo Madrid-París fue perfecto, era con Air France, fue todo genial, muy cómodo todo pudiendo elegir los asientos por anticipado, el trato buenísimo, muy puntuales, siendo un viaje rápido, 1 hora 40 minutos. Todo perfecto vamos.

En el aeropuerto recogimos el coche de alquiler que tendríamos durante 7 días y que también entraba en el premio, ofrecido por la Turismo de Bretaña Bretaña. Estaba muy bien, un Fiat 500 nuevecito, súper amplio, cómodo y con GPS incluido. Desde ahí 425 kilómetros de carretera para llegar justo al anochecer a Saint-Malo, donde teníamos el alojamiento durante esa semana en Bretaña, concretamente en los Apartamentos Pierre & Vacances Ty Mat de Saint-Malo. El apartamento para 4 personas estaba muy bien, bastante amplio, en el barrio de Saint-Servan, una zona tranquila y tan solo a un paseito de la ciudad intramuros (que es como llaman a todo lo que está dentro de la muralla de Saint Malo).
Además, los recepcionistas fueron muy amables con nosotras durante toda nuestra estancia.

DÍA 2. DINAN - DOL DE BRETAGNE - CANCALE

Fuimos a Dinan, que se encuentra al sur de Saint Malo. Es un pueblo típico de Bretaña, con un aire medieval que lo hace encantador. Paseando por sus calles llegamos a una plaza en la que casualmente se estaba celebrando el mercadillo (era un jueves) con su parte de ropa y su parte de alimentación, así que enseguida se te abre el apetito paseando entre los puestos de comida. Allí tienen un horario de comidas más tempranero que el nuestro, con lo que todos los días nos encontrábamos comiendo a eso de las 13:00. Comimos en la parte alta de la ciudad las famosas Galettes Bretonas, son como los crepes, pero salados, hechos con una masa de trigo más gorda que la de los crepes y que llevaba queso fundido, jamón cocido, tomate y un huevo frito. Probamos también la sidra Bretona y unos refrescos que por allí tienen en muchos sitios y a los que llaman "Diabolo" (de muchísimos sabores). Después de comer seguimos visitando la parte alta que también se encuentra amurallada, pero lo mejor nos esperaba con el descenso por la calle Jerzual, una calle de fuerte pendiente, adoquinada que te lleva fuera de la muralla hasta el río, una calle preciosa sacada de una película de la edad media, que se baja muy bien, pero para subirla....... . La parte que da al río también es muy bonita para andar por ella, incluso hay barquitos para pasear por el río. En resumen Dinan me sorprendió gratamente, y podría decir que es uno de los sitios más bonitos de Alta Bretaña.


Ya empezando la tarde nos dirigimos a Dol de Bretagne, un pueblo mucho más pequeño que Dinan, con una calle principal muy chula y que tiene hilo musical en toda la calle. Lo más famoso de este pueblo es su catedral, muy grande y de la época medieval. Y después de visitarla nos fuimos a las afueras del pueblo a ver una de sus curiosidades, un monumento megalítico, el Menhir de Champ-Dolent, con sus casi 10 metros de altura, que se encuentra al lado de una pequeña carreterita y rodeado de campos de maíz. Allí descansamos un poco en unas mesitas de picnic, bebimos agua en una fuentecita y nos fuimos camino de Cancale para pasar las últimas horas de la tarde.

Cancale es un pueblo costero, famoso por las ostras, recomiendo acceder a él por la carretera que dice "Cancale por el puerto, carretera panorámica", ya que podréis pararos antes de llegar, a observar las vistas de Cancale y el mar desde unos bancos que hay situados al lado de la carretera. Nosotros llegamos al atardecer, el pueblo estaba muy tranquilo y andamos por su paseo marítimo hasta el final, donde se encuentra un faro, es justo allí donde durante el día las mujeres se colocan en un mercadillo que hay para vender ostras que se cultivan allí mismo, pero dada la hora a la que llegamos ya no estaban, aunque quedaba un impresionante montón de conchas de ostras que me hace pensar que durante el día ese mercadillo debe de estar muy concurrido para probar las ostras de Cancale.

DÍA 3. MONT SAINT-MICHEL - FOUGÈRES

El tercer día nos dirigimos al Mont Saint Michel, que pertenece a Normandia, pero que es una visita obligada si vas por esta zona. Subimos hasta la abadía por la calles medievales del pueblo y pudimos comprobar la velocidad con la que suben y bajan las mareas. Se llena de gente desde muy temprano. Ahora mismo se encuentra en obras, que acabaran en 2014 y que devolverán al Monte su aspecto original, quedando en isla cuando suba la marea. Lo de las mareas en esta parte de Bretaña es espectacular, el mar se retira y vuelve a mucha velocidad y sube y baja muchos metros.


 Desde allí nos fuimos a visitar Fougères, pero de camino paramos a visitar dos cementerios de guerra, uno el cementerio alemán de Mont des Huisnes, que se encuentra muy cerquita del Mont Saint Michel y el otro el cementerio americano de Saint James, en estos dos cementerios se encuentran enterrados muchos soldados que fallecieron en la segunda guerra mundial. Ya en Fougères, paseamos por el bonito jardín público que se encuentra en la parte alta y desde donde se tienen las mejores vistas al castillo, luego fuimos bajando y paseando por sus calles para ver el castillo, este pueblo es otro de esos pueblos típicos bretones de carácter medieval, después volvimos al Mont Saint Michel para verlo iluminado por la noche. Merece la pena verlo tanto de día como de noche, es uno de los lugares más espectaculares que he visitado. Recomiendo también hacer andando el trayecto entre el Parking y el Monte o viceversa para disfrutar de las vistas del mismo, aunque también hay autobuses gratuitos que te acercan.


DÍA 4 SAINT-MALO

El cuarto día lo dedicamos entero a Saint-Malo y mereció la pena. Paseamos por lo alto de la muralla y nos sorprendió muchísimo la fuerza de las mareas, ya que por la tarde el mar se retira cientos de metros hacia dentro y la gente aprovecha para ir andando a tres islitas que se encuentran cerca de la costa y que con marea alta son inaccesibles (Fort National, Grand Be y Petit Be). Los horarios no son siempre los mismos así que hay que mirarlos, de todas formas en toda esta parte de Bretaña tienen muy bien anunciado cuando es la marea alta y cuando es la marea baja, así que es cuestión de mirarlo antes.



Pasear por la parte de la muralla que da al mar en Saint-Malo es una delicia, es la parte más concurrida de la muralla, por la parte que no da al mar no hay tanta gente. La parte que va por dentro de la muralla (intramuros) está llena de tiendas, restaurantes y está muy concurrida.


Ya por la noche, aprovechamos para cenar las famosas "moules frites", que son mejillones con patatas fritas, cocinados de una forma que merece la pena probar. En la parte de la muralla (por dentro) que no da al mar os podéis encontrar un montón de restaurantes seguidos donde os los sirven. Y así acabamos el día, en resumen, Saint-Malo es un sitio bonito y merece la pena verlo con marea alta y después con marea baja.

DÍA 5. RENNES - VITRÉ

Dedicamos la mañana a la ciudad de Rennes, capital de la Bretaña. Aunque es una ciudad grande, no nos atrajo tanto como los pequeños pueblos que hemos visitado en este viaje. Lo que es el centro ciudad está todo juntito y muy cerca, paseamos por los Jardines del Parque Tabor, fuimos a la plaza del ayuntamiento y de la Opera, bajamos hasta el río. Era domingo pero había muy poco ambiente y muy poca gente por la ciudad, supongo que los sábados habrá más gente ya que se celebra el famoso mercado de Rennes.

Por la tarde visitamos Vitré, otro de esos pueblos medievales, con su castillo y sus callejuelas para perderse. La verdad es que en muchos de estos pueblos que voy mencionando durante el viaje, aunque lleves mapa de ellos, lo mejor es perderse un poco por sus calles, pasearlos y disfrutar de las típicas casas bretonas que tienen estos pueblos medievales. También bajamos hasta el río por un sendero llamado el sendero de las Lavanderas, y allí descansamos un poco en el césped junto al río. Luego vuelta a Saint-Malo.


DÍA 6. FORT LA LATTE - CAP FREHEL - DINARD

Fuimos a visitar Fort La Latte, una fortaleza que se encuentra en lo alto de un acantilado. Merece la pena por sus maravillosas vistas, sobre todo la que hay desde lo alto de su torre, es de la edad media y en ella se han rodado varias películas.


 Al encontrarse muy cerca de Cap Frehel ese fue nuestro siguiente destino, allí se encuentra un gran faro y puedes pasear hasta el borde de los acantilados para observar la costa bretona, y poder ver ese característico color verde que tienen sus aguas, de hecho toda esta zona de la Bretaña es conocida como la Costa Esmeralda. Fort la Latte y Cap Frehel son dos sitios que estan cerca entre si y se puede ir andando de uno a otro por senderos señalizados.

Después de comer nos dirigimos hacia Dinard, que se encuentra en frente de Saint-Malo, solo un río los separa y ese río desemboca en el mar justo entre estos dos lugares. Es una ciudad con muchos residentes ingleses y desde donde tenemos unas muy buenas vistas de Saint-Malo. De nuevo nos encontramos con el fenómeno de las mareas, merece la pena visitar este sitio con marea baja y ver como la gente lo aprovecha para jugar al fútbol o la petanca en la playa. Además, al final del paseo de la playa, sale un camino entre las rocas que merece la pena recorrer, ya que podrás ir viendo además de Saint-Malo, todos los islotes que van quedando al descubierto por la bajada de la marea.

DÍA 7. PLAYAS DEL DESEMBARCO DE NORMANDÍA Y HONFLEUR

Abandonamos ya la que ha sido nuestra casa por unos días, el apartamentos Pierre & Vacances Ty Mat de Saint-Malo , para dirigirnos hacía París, pero pararemos antes para visitar una zona de Normandía famosa por su historia, la zona de las Playas del Desembarco. El 6 de junio de 1944 fue el día D, las tropas aliadas atacaron a los alemanes venciéndoles en lo que supuso en principio del final del dominio alemán y de la guerra. Pero miles y miles de personas fallecieron, este día ha quedado reflejado en multitud de películas y también sobre todo en las poblaciones de toda esta zona, llena de museos y recuerdos de aquel día D.

El recorrido que hicimos fue ir primero a la Playa de Arromanches-Les-Bains (Playa Gold), donde con marea baja se puede ver los restos de un puerto artificial que montaron los aliados para desembarcar soldados provenientes de Inglaterra y entrar a Europa por esta zona. En la playa puedes pasear entre los restos que quedan. Luego fuimos a las Baterías de Longues-sur-Mer, donde se conservan muy bien las baterías (cañones muy grandes de mucho alcance) que tenían los alemanes para defenderse, hay un recorrido ya hecho que está muy bien. A continuación fuimos al Cementerio Americano que está al lado de Omaha Beach y es impresionante, como en las películas, todo lleno de esas cruces blancas de mármol en grandes hileras que parecen no tener fin, más de 9.000 soldados americanos se encuentran allí enterrados. De ahí bajamos a Omaha Beach donde hay un monumento en la playa recordando el día D, luego partimos hacia Pointe du Hoc, es un lugar situado en lo alto de un acantilado donde también había baterías alemanas y famoso porque los Rangers americanos (la élite del ejercito americano) acabaron con ellas llegando en barcazas por el mar hasta el acantilado y luego escalándolo para enfrentarse a los soldados alemanes. Lo último que visitamos fue el cementerio Alemán de La Cambe, donde hay 21.000 soldados alemanes enterrados. Terrible todo.


Luego nos fuimos a pasar la tarde a Honfleur, otra sorpresa del viaje, un pueblo precioso, sobre todo su plaza, que tiene la característica de ser un pequeño puerto de barquitos y es muy bonita, paseamos por sus calles llenas de curiosas galerías de arte y luego a dormir (allí en Honfleur), que los siguientes 4 días ya estaban solo dedicados a Paris. Honfleur está a 2 horas de Paris y pegado a la gran ciudad de Le Havre.


                
                  Ver el itinerario en Google Maps

DÍA 8,9,10,11: PARÍS

¿Qué decir de París que no se sepa ya? Espectacular, una ciudad preciosa...para caminar y caminar por ella, así que simplemente os dejo el itinerario que hice que ya es bastante.
  • Primer día
La Madeleine - Place Vendome - Jardín de las Tullerías - Pirámide del Louvre - La Opera (visita) - Galerías Lafayette (entrar para ver su cúpula y subir a la terraza que tienen en el último piso con muy buenas vistas de Paris) - Barrio de Montmartre - Sacre Coeur - Moulin Rouge.
  • Segundo día
Torre Eiffel (subimos) - Trocadero - Campos de Marte - Los Inválidos (visita) - Pont Alexandre - Plaza de la Concordia (Obelisco) - Campos Eliseos - Arco del Triunfo (subimos) - Trocadero (para ver de noche la Torre Eiffel iluminada).
  • Tercer día
Notre Dame (vimos la catedral y subimos a las Torres) - Sainte Chapelle (visita) - Saint Germain des Prés - Saint Sulpice - Jardines de Luxemburgo - Panteón (visita) - Isla de Saint Louis - Plaza de la Bastilla - Place des Vosges - Pompidou - Ayuntamiento.
  • Cuarto día
Estatua de la Libertad - Paseo por el Sena - Puente del Alma - Asamblea Nacional - Para acabar nos fuimos al aeropuerto Charles de Gaulle y de vuelta a Madrid.

Volver a agradecer a Turismo de Francia en España y  la Región Bretaña por darnos la oportunidad de viajar a La Bretaña y a sus colaboradores Air France, Pierre et Vacances y la Turismo de Bretaña por hacerlo posible.

Sergio Sacristán Pérez
© Todas las fotos partenecen a nuestro ganador Sergio Sacristán Pérez

¡Sergio muchas gracias por compartir estos preciosos recurdos! A través de tu relato hemos puesto el pie en Bretña y visitado uno de su lugares más famosos, ¡sin hablar de tus preciosas fotos!  

¿Y a ti que te parece este viaje, tienes más recomendaciones por esta zona? Nos encantará conocer tu opinión, no dudes en dejar tu comentario.

2 comentarios:

david dijo...

Es un post genial, de verdad que me ha encantado. Pásate por ViajarMundos y verás otros sitios para visitar por el continente y el resto del mundo. Un saludo ;)

Anónimo dijo...

Un historia genial. Mi mujer y yo estamos visitando Francia desde Irún, Toulouse, Carcassonne, Montpellier, Dijon, París, y ahora toca Bretaña. Todos vuestros apuntes nos vendrán genial. Enhorabuena y gracias.