A la conquista de los Castillos del Loira

La ganadora del concurso Castillos del Loira y 3 amigas nos cuentan su viaje por los castillos del Loira. Gracias a la colaboración de Atout France y Castillos del Loira, han podido disfrutar de una experiencia única de 4 días viviendo la vida de Reyes a través de un viaje ofrecido por Catai Tours, con vuelos, coche y noches en castillos… Pudieron contarnos sus experiencias in situ gracias a las nuevas tecnologías por medio de los smartphones con línea roaming que les ofreció Orange ! Os invitamos a descubrir el reportaje de nuestras blogueras de los castillos del Loira!

Días antes de nuestra aventura estábamos incrédulas con la noticia (habíamos ganado el concurso), hasta que no pusimos un pie en Francia no nos lo creímos. Nuestro viaje empezó el día 23 de septiembre cuando tuvimos que madrugar ya que nuestro vuelo salía de Madrid con destino París a las 6 de la mañana. Apenas pudimos dormir entre el nerviosismo y la excitación. El vuelo fue puntual, en hora y media llegamos a CDG. Recogimos el coche de alquiler y como era algo tarde partimos directamente hacia Blois, nuestro primer destino.

Nuevo reinado en el castillo real de Blois
DÍA 1: BLOIS Y ONZAIN

Visitamos el fabuloso castillo real de Blois, que fue residencia de siete reyes y diez reinas, y dónde Juana de Arco fue bendecida por el arzobispo. Nos gustó mucho, sobretodo el interior, en especial el dormitorio del rey y el museo de las bellas artes que alberga obras de pinturas fascinantes, tapicería francesa y flamenca.

Sin duda lo mejor llegaría al ponerse el sol. Por la noche, hay un espectáculo de luz y sonido que vale la pena verlo.

Al acabar nuestra primera visita, nos dirigimos a Onzain, dónde pernoctaríamos las dos primeras noches. El hotel era bonito y cómodo, todo un remanso de tranquilidad y silencio, por lo que entre el cansancio y el buen ambiente, conciliamos el sueño enseguida.

DÍA 2: CHAMBORD Y CHEVERNY

El segundo día, madrugamos y después de desayunar un amplio ágape compuesto por croissants, zumo y café, llegamos a Chambord.

El grupo al completo delante del castillo de Chambord
El castillo de Chambord es enorme. Su tamaño y aspecto exterior impresiona nada más llegar y por dentro no decepciona en absoluto. Los jardines que lo rodean están muy cuidados y hacen de él un lugar con una belleza sin igual. Su vista nos ocupó toda la mañana por lo que el siguiente castillo lo visitamos por la tarde.

Castillo de Cheverny © Atout France / CRT Centre - Val de Loire / Y. Wemaëre

En poco tiempo nos plantamos en el castillo de Cheverny, aquí las cuatro estamos de acuerdo en que fue el que más nos gustó, por todo lo que ofrece al público. Si su vista es fascinante, su interior lo es más aún. Cada sala está decorada con todo detalle y sumo tacto. Nos impresionó la habitación de los niños con sus caballitos de madera, su moisés… La exposición de Moulinsart es muy original, lo pasamos pipa como crías. Bien tarde, nos recogimos en el hotel para recargar pilas.

DÍA 3: AMBOISE Y CHENONCEAU


En el castillo real de Amboise
El tercer día fue bastante completo. El primer lugar fue el castillo real de Amboise, que alberga la tumba de Leonardo Da Vinci y dónde hicimos una breve visita. De aquí destacaríamos la sala del consejo, con sus arcos en el techo y su magnánima amplitud. Las terrazas y los jardines exteriores ofrecen una panorámica de la ciudad y del río idóneos para los amantes de la fotografía. Seguidamente, a diez minutos paseando se encuentra la casa de Da Vinci. La sala de maquetas es alucinante así como su habitación con una decoración más austera que el resto de la casa. Sus jardines albergan un parque lúdico y cultural ideal para pasar el día a orillas del río mientras uno disfruta de las vistas.

El castillo de Chenonceau, el castillo de las damas.

Esto nos ocupó toda la mañana por lo que después de comer marchamos al castillo de Chenonceau, el castillo de las damas.
Empezamos visitando el museo de cera, ya que nos llamaba la atención. A pesar de ser pequeño, nos gustó mucho ver la figura de Voltaire, Rousseau o el mismísimo Gustave Flaubert. A continuación, contemplamos los exteriores, sus amplios jardines para terminar realizando la visita al interior. La capilla junto con los dormitorios, los diferentes vestíbulos se conservan muy bien. Cuando bajas a las cocinas, te inunda un olor a pimientos que te hace regresar a la época, al llevar audio guía es muy fácil perderse en la historia. El recorrido duró más de una hora pero se nos hizo muy corto. Lo último que visitamos fue el laberinto y las ratas gigantes que merodeaban por los alrededores y que no habíamos tenido la oportunidad de ver hasta ahora. Terminamos bastante agotadas ese día por lo que el cambio de hotel fue muy positivo. Si el primero era precioso este era espectacular. Dormimos como bebés, lástima que esa noche era la despedida.

DÍA 4: ANGERS

Llegó el cuarto y último día. Ese día nos levantamos sin prisa pues no queríamos dejar atrás el Loira. Desayunamos tranquilamente, apurando cada minuto y salimos hacia el castillo de Angers, nuestro destino final. Este castillo era el más distinto de todos, su estilo era mucho más sencillo y al estar en obras, la visita fue la más escueta de todas por lo que lo vimos con calma. Sus jardines llaman la atención por los arcos que tiene pero lo mejor llegaría después, cuando subiéramos las escaleras y llegáramos a lo más alto. La vista no tenía precio. Al fondo pudimos contemplar la catedral rodeada por el bullicio de la ciudad.

Vista del castillo y de la catedral de Angers © CMN Paris

Sin apenas darnos cuenta, llegó la hora de la comida y con ella nuestro brindis como broche a la experiencia. Comimos con mucha tranquilidad, saboreando los platos que eran todo un regalo para el paladar. El servicio fue muy correcto y la atención también.


De vuelta a casa
FINAL DEL VIAJE

A las tres y cuarto partimos hacia el aeropuerto, sabiendo que ya todo había acabado y que posiblemente un viaje así no se repetiría en años y aunque lo hubiera, no sería nunca igual. Nuestro vuelo salió como llegó: puntual. Cenamos durante el trayecto, compartiendo risas y opiniones muy distintas aunque todas coincidíamos en que el viaje había sido sencillamente perfecto.

5 comentarios:

buscador viajes baratos dijo...

Hola,

Enhorabuena por el post. No conocía los castillos de Loira, y de verdad con la lectura de este reportaje, por mi cabeza se está organizando un viaje a este destino. Las fotos son muy buenas, los castillos que aparecen de fondo dan la sensación de ser de "cuentos de hadas" que pasada..no podía imaginarme que castillos así todavía queden por ahí.
El castillo de Chambord, como comentan en el post es enorme, y así lo refleja la foto.

Un placer

NeyLo2011

Anónimo dijo...

Espero que disfrutes de la región del Loira, si al final te animas a hacer el viaje, solo te diré que merece la pena. Es una experiencia única y enriquecedora. Yo espero poder ampliar la ruta en un futuro.

Saludos.

Marta, Maria del Carmen, Mayka y Jessica

Anónimo dijo...

Hola chicas. Soy David y mi novia y yo vamos a hacer la ruta de los Castillos del Loira en junio,pero vamos en moto. Espero que nos guste tanto como a vosotras. Slds. David

Carlos Sobron Martinez dijo...

como coños se ganan estos viajes o es todo mentira publicitaria,por mas que participo en todo no me toca na de na

Turismo de Francia dijo...

Buenos días Carlos,

¡Aunque sueñan como cuentos de hadas, todos esos viajes son reales!

Organizamos nuestros concursos en nuestra web www.rendezvousenfrance.com o en nuestra página fan Turismo de Francia en España.

Por favor Carlos, cuando dejas un comentario no utilizas malas palabras o tendremos que suprimirlo.

Un saludo desde Turismo de Francia